Procedimiento de grabado mediante erosión del vidrio que permite crear texturas y dibujos en infinidad de tonos sobre cualquier dimensión. El dibujo final es permanente ya que se transforma el propio material sin añadir pinturas.